¿Qué no son relaciones públicas?

Tenía bastante tiempo queriendo escribir sobre esto, y aunque lo traía en la mente no me daba el tiempo de hacerlo; pero una junta que tuve hace unos días tocando este tema me impulsó a escribirlo.

Y es que nosotros, como publirrelacionistas (RPs o PR’s) siempre nos enfrentamos con familia, amigos, conocidos, clientes y hasta propios “colegas” a explicar ¿qué es lo que hacemos? Igual a ¿qué son las relaciones públicas? Y, sinceramente pocos nos entienden, porque, ¡sí! hacemos muchas cosas. Pero hoy no quiero hablar de lo que hacemos que como dije, tiene muchas vertientes, sino de lo que NO hacemos, de lo que NO son relaciones públicas y que toda la gente lo confunde. En concreto me refiero a dos acciones:

  1. Llevar gente o llenar bares y antros (para los más grandes, me refiero a discotecas)

Siempre he estado en contra -y siempre lo estaré- que les llamen RPs, no porque sean menos o su función no sea importante, sino porque Relaciones Públicas va más allá de convocar a conocidos, gente, amigos o familia a un lugar y con ello lograr comisiones por metas o personas asistentes.

Este ha sido un gran tema para nosotros como profesionales en relaciones públicas, porque por ello a veces nos encontramos con clientes que buscan hacer un evento y contratan a “RPs” para que les lleven gente, sin tener forma, fondo, mensajes, objetivos, metas, etc. claro está, pensando equivocadamente que eso es hacer relaciones públicas.

 

  1. Vender

Aunque siempre nuestras estrategias deben hacer match con los objetivos de negocio de nuestros clientes o prospectos, y éstos a su vez el gran grueso es comercializar productos o servicios, nosotros como publirrelacionistas no somos el brazo comercial de las empresas para las que trabajamos, es decir, no hacemos ventas directas.

Lo anterior lo comento, por muy malas experiencias que hemos tenido sobre todo con el sector inmobiliario, en específico con desarrolladores inmobiliarios, que creen que contratar a una agencia o especialista de relaciones públicas es igual a presentarle personas para que compren los departamentos que tienen en venta. A esto dijera el dicho, “tiro por viaje” nos enfrentamos.

Y relaciones públicas no es lograr vender uno, dos, tres o más departamentos o desarrollos, sino es generar reputación de la inmobiliaria y constructora, de generar en los públicos afines una buena imagen de la empresa y sobre todo que personas ajenas a la empresa hablen bien de ella. Sobre todo en este rubro que hoy en día, debido a los desastres naturales se han visto afectados por mala imagen, reputación y capacidad de respuesta.

Para cerrar y entender mejor lo que les cuento, comparto aquí la definición maestra por parte de Edward Bernays, considerado padre de las relaciones públicas y que explica perfecto nuestra labor como publirrelacionistas:

 

“Relaciones Públicas tiene tres significados; primero información que se da al público; segundo, la construcción de la estrategia que centramos y dirigimos hacia el público para modificar sus actitudes y acciones y tercero, la suma de los esfuerzos para poder integrar las actividades y acciones de una organización con sus públicos y los del público con esta organización para que ambos se beneficien. Por lo tanto, un Consultor en Relaciones Públicas es un experto que asesora sobre las relaciones de nuestro cliente con los distintos públicos aconsejando a los mismos como modificar o potenciar las distintas formas de comportamiento, actitudes o acciones para que coincidan con los intereses del público y los de la empresa”

Imagen de @rawpixel en Pixabay
Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedinmailFacebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedinmail

Medios e influencers, no tienen que estar peleados en Relaciones Públicas.

Las agencias de relaciones públicas no deberíamos tener que elegir entre medios de comunicación o influencers para las estrategias que planteamos con nuestros clientes. En lugar de eso, “la tendencia que debemos adoptar es combinar ambos canales en una estrategia integral dirigida por expertos y con objetivos sumamente claros”, como señala la experta Catriona Pollard Fundadora de CP Communications en España. Combinar medios e influencers refuerza el impacto de nuestros mensajes a canales distintos offline y online. Una estrategia bien lograda nos ayudará a amplificar el mensaje.

Mientras que la información que le transmitimos a medios de comunicación tienen un impacto de mayor periodo de tiempo, credibilidad basada en sus plumas (periodistas) y sustento de la tradición del medio; las redes sociales y los influencers permanecen online un corto periodo, los mensajes deben ser breves y sustentados en experiencias, esto permite crear relaciones más personalizadas con los usuarios. Por ello la importancia de trazar objetivos específicos con cada uno de ellos.

Los publirelacionistas debemos acompañar a nuestros clientes apostando por estrategias de comunicación que incluyan bloggers/influencers y medios de comunicación. Remarcando con cada uno de ellos los objetivos, la información y/o experiencia de una manera clara y los mensajes muy específicos para sus audiencias. Por ejemplo: en un en una cata al medio le das información, tipo de vino, sommelier, maridaje, cómo y por qué, pero no le puedes decir cómo escribir o cuándo sacar la nota, mientras que el influencer transmite en tiempo real su experiencia y tiene libertad de apegarse a cómo la vive y contarla así, como la siente.

Influencers y periodistas son medios de comunicación, utilizar a uno u a otro, depende de la marca, sus objetivos y el público al que se quiera llegar, cualquier plan de comunicación que tiene que ajustarse a las necesidades actuales del mercado y tener pilares de comunicación centrados en ambos. Mucho dependerá del tipo de marca y su visión; la eficacia de nuestra estrategia resultará, sobre todo, de los objetivos que nos hayamos marcado con el cliente con uno y con otro: colocarnos en la mente del consumidor, vivir una experiencia, mejorar el posicionamiento de la marca, lanzar o relanzar un servicio.

Partiendo de esta base, debemos elegir nuestros parámetros, la edad, los gustos, la profesión de nuestro target (que también influye mucho), el perfil y el engagement de estos personajes para trabajar lo más acertado a nuestros objetivos, audiencia, impacto con likes, rts, etc., medición y entrega de resultados con cliente. Aunque no existe una verdad absoluta, la forma de medir nuestras campañas requiere antes de comenzar de acuerdos entre cliente, agencia e influencer.

Si trabajamos con ambos (influencers & periodistas) hay que diferenciar bien la información que se le otorgue a cada uno, apoyarlos en todas sus necesidades informativas y gráficas, plantearnos bien en qué eventos podemos construir objetivos juntos y en qué eventos tenemos que separar la estrategia. Pero siempre seguros de que el impacto beneficiará a nuestros clientes.

Así que no nos de miedo trabajar con ambas plataformas, quién aún no lo haga se está quedando atrás de todas las innovaciones y herramientas que existen para mejorar la comunicación y el posicionamiento de nuestros clientes en Relaciones Públicas, debemos poner suma atención y trazar bien los objetivos, esto nos ayudará a saber cómo trabajar con un medio y cómo con el influencer de forma correcta y con el impacto y resultados que esperamos.

@VitchisBicho

Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedinmailFacebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedinmail